Qué ver en Rio de Janeiro, los imprescindibles de tu visita a la ciudad carioca

Samba, carnaval y fútbol. Muchas veces se resume en estas tres palabras a Rio de Janeiro, pero la ciudad carioca ofrece mucho más que esto y no hay viaje a Brasil que se precie sin incluirla en el recorrido. A pesar del caos, el tráfico o la cierta inseguridad, la que tantas veces se le denomina Cidade Maravilhosa es quizá una de las urbes más increíbles del mundo, construida en un entorno natural casi sin parangón.

Rio está enclavada en la Bahía de Guanábara, que vio llegar a los primeros portugueses encabezados por Gaspar de Lemos y le dieron el nombre que ostenta hoy en día la ciudad. Llegó a ser capital del Reino de Portugal a principios del siglo XIX, siendo la única capital europea situada geográficamente fuera de Europa y capital del Imperio de Brasil desde la independencia del país hasta que cedió el título a Brasilia en 1960.

Corcovado Rio de Janeiro Brasil

Hoy en día presume de ser la primera ciudad turística de Sudamérica habiendo acogido el pasado Mundial de Fútbol de 2014 y preparándose para los próximos Juegos Olímpicos de 2016, algo que la ha sumido en un pequeño caos en forma de obras por todos lados. En cualquier caso, una escapada de tres o cuatro días servirá para conocer sus principales atractivos y maravillarse con el carácter del país y los brasileños a lo largo de los barrios más populares.

Cristo Redentor (Cristo do Corcovado)

Qué decir del Cristo Redentor o Cristo do Corcovado, el icono por antonomasia de la ciudad carioca y que fue denominado Maravilla del mundo en 2007. La verdad que la estatua en sí no es lo que se lleva la palma, sino las sobrecogedoras vistas que desde aquí se tienen, quizás las más bonitas vistas desde las alturas que de una ciudad se puedan tener. La floresta de Tijuca rodea todo a nuestras espaldas y delante se abre la bahía de Guanábara con el Pan de Azúcar de fondo y Rio luce en todo su esplendor. Desde aquí arriba nos olvidamos de todos los problemas que pueda haber allí abajo.

Corcovado Rio de Janeiro Brasil

Corcovado Rio de Janeiro Brasil

Desde la estación de Cosme Velho el tren sube la empinada cuesta hasta el Cerro de Corcovado para salvar un desnivel de algo más de 700 m. El primer imperdible de Rio que maravillará a cualquiera, más aún si se cuenta con un día de cielo despejado, sino las nubes y el cielo gris desvirtúan el momento. Valdrá la pena hacerse un hueco en el pequeño saliente en compañía de otra mucha gente y poder abrazar la ciudad.

Corcovado Rio de Janeiro Brasil

Pan de Azúcar (Pao de Açúcar)

Si bien las vistas desde el Cristo son impresionantes, desde aquí tampoco tienen desperdicio. El Pan de Azúcar es el “morro” por excelencia de Rio, como llaman a los cerros en portugués. Ubicado en un saliente de la bahía, un teleférico salva los casi 400 m de altura a los que se eleva saliendo desde el barrio de Urca. Ya en la primera parada del primer teleférico en el Morro da Urca, se puede ver la inmensidad del asunto, pero no es hasta que uno llega arriba donde se divisa todo Rio a vista de pájaro.

En un día despejado, el Pan de Azúcar nos puede regalar un atardecer espectacular, a la par que nos entretenemos en identificar las playas que queda a nuestra izquierda y los distintos iconos de la Cidade Maravilhosa.

Pao de Açucar Rio de Janeiro Brasil

Pao de Açucar Rio de Janeiro Brasil

Pao de Açucar Rio de Janeiro Brasil

Centro

Quizá la zona centro es de los puntos más olvidados en una ruta por Rio de Janeiro, pero no por ello menos interesante. La zona centro vendría a ser en primer lugar, todos los alrededores de la estación de Metro Carioca. Es recomendable no visitarla por la noche, ya que no es especialmente segura, ni tampoco en fin de semana cuando queda prácticamente vacía.

El centro de Rio de Janeiro no se puede comparar con otras ciudades de Latinoamérica de pasado colonial ya que aquí poco queda, pero sigue en pie alguna muestra en las calles Rua do Ouvidor, Rua da Alfandega o Rua Sete de Setembro con la conocida Confiteria Colombo. Cercanas al mar y al Aeropuerto Santos Dumont, hay varias iglesias como la de Nossa Senhora de la Candelaria y Da Irmandade da Santa Cruz dos Militares muy cerca también del famoso Palacio de Tiradentes.

Ya más al sur en la Plaza Floriano, donde está la estación de Metro de Cinelándia, nos encontramos con el Teatro Municipal. A pocos pasos de aquí se eleva la Catedral Metropolitana con su extraña forma cónica y bien visible desde las alturas de Rio, antes de adentrarnos en el bohemio barrio de Lapa.

Catedral metropolitana Rio de Janeiro Brasil

Catedral metropolitana Rio de Janeiro Brasil

Botafogo y Flamengo

Estos dos barrios a medio camino entre el centro y las playas son un buen lugar para alojarse, bastante seguros y tranquilos si uno se quiere alejar del bullicio de Copacabana. Buen ambiente y llenos de restaurantes y bares donde pasar el rato. Paseando por la ensenada de Botafogo se obtienen magníficas vistas del Pan de Azúcar que queda justo en frente. Hacia el interior, sin embargo se puede llegar hasta la colorida Favela Santa Marta, visitable de manera fácil con el bondinho que la recorre hasta arriba del todo.

Pao de Açucar Rio de Janeiro Brasil

Lapa y Santa Teresa

A escasos minutos del centro histórico se encuentran estos dos barrios bohemios que salvando las distancias, serían lo que son el Borne o el Raval en Barcelona. Lapa da la bienvenida con el famoso Aqueduto da Carioca, más conocida como los Arcos de Lapa y tras esto nos adentramos entre callejuelas decadentes y llenas de graffitis recorriendo toda una serie de bares y locales de samba con música en directo, algunos conocidos como Carioca da Gema. Es el barrio por excelencia para los más juerguistas y se recomiendan extremar las precauciones en cuanto a seguridad se refiere, aunque sin obsesionarse.

Lapa Rio de Janeiro Brasil

Lapa Rio de Janeiro Brasil

Lapa Rio de Janeiro Brasil

                         Lapa Rio de Janeiro Brasil

Justo en el límite entre los dos barrios se encuentra la conocida Escadaria de Selarón. Esta escalera fue decorada con azulejos de todo el mundo por el ya fallecido artista chileno Jorge Selarón desde 1990, dando resultado a lo que es hoy, una obra espectacular y en constante cambio, relamente muy bonita. El malogrado autor vivía en la misma calle y conversaba con los turistas allí mismo al tiempo que trabajaba en su obra, hasta que fue encontrado muerto en extrañas circunstancias en la misma escalera que le dio la fama.

Las empinadas cuestas que suben hasta el barrio de Santa Teresa eran recorridas hasta 2011 por el antiguo tranvía o bondinho amarillo que recorría las calles del barrio. Un fatal accidente hizo que se suspendiera el trayecto sumiendo a Santa Teresa en un acentuado olvido. Hoy han reabierto en una mínima parte el recorrido y aunque nos quedamos con las ganas de hacerlo, creemos que merecería la pena acercarse hasta este rincón lleno de bares auténticos y de calles con casas coloniales.

Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

                Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

                        Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

Escadaria Selarón Rio de Janeiro Brasil

Copacabana e Ipanema

Dos playas que se han repetido hasta la saciedad, iconos también de Rio de Janeiro y quizás de todo Brasil. Como cualquier playa urbana no son sus aguas transparentes las que le dan la fama sino el ambiente, el entorno y todo lo que se crea a su alrededor. Ipanema se extiende junto con su hermana pequeña Leblon, hasta la base del Morro Dois Irmaos, que imponente se alza al fondo del paseo marítimo con las favelas de Vidigal y Rocinha que sobresalen por los costados. Leblon algo más exclusiva, con gente más acaudalada e Ipanema tranquila y con muchos deportistas, quizá la que más nos gustó. Desde Pedra do Arpoador se tiene una vista magnífica de toda la playa y es un buen sitio para ver atardecer.

Ipanema Rio de Janeiro Brasil

Ipanema Rio de Janeiro Brasil

Copacabana con su también hermana pequeña Leme es mucho más bulliciosa, con familias enteras y pocos huecos, una playa más “dominguera” por así decirlo en la que desfilan vendedores ambulantes de todo lo que a uno se le ocurra. El paseo de la Av. Atlántica con sus famosas baldosas en negro y blanco alberga desde astros del balón que dan toques con lo más inimaginable posible, hasta chiringuitos de todo tipo y color o escultores de formaciones de arena.

Copacabana Rio de Janeiro Brasil

Copacabana Rio de Janeiro Brasil

Copacabana Rio de Janeiro Brasil

         Copacabana Rio de Janeiro Brasil

Copacabana Rio de Janeiro Brasil

En total unos siete km que bien merecen un paseo, aunque eso sí, hay que estar con los ojos bien abiertos porque hay bastante frecuencia de robos. A parte de su playa, Copacabana e Ipanema son también dos barrios donde se encuentran la mayoría de hoteles y restaurantes de la capital carioca donde por la noche hay bastante ambiente y casi todos los comercios abren hasta altas horas. Como siempre con las medidas lógicas y necesarias se puede pasear sin problema. Una recomendación para comer Churrascaria Carretao, para los que les guste la carne disfrutarán de lo lindo en una de las mejores churrascarias de la ciudad. Por unos 20 euros te puedes dar un homenaje de padre y muy señor mío disfrutando de la especialidad, la picanha.

Churrascaria Carretao Rio de Janeiro Brasil

                                       Churrascaria Carretao Rio de Janeiro Brasil

Churrascaria Carretao Rio de Janeiro Brasil

Favela Santa Marta

Visitar o no una favela es una de las preguntas que se hace mucha gente antes de visitar Rio de Janeiro. Es un tema controvertido y viendo los tours que se ofrecen en Rocinha (de las más grandes de Latinoamérica) no nos quedó claro finalmente si se comercializa con la pobreza, o estos tours son una forma para sacar adelante a su población.

Lo que es cierto es que son una realidad de la vida diaria brasileña con gran parte de la población que vive en estas ciudades dentro de la ciudad. Sólo en Rio y su área metropolitana existen casi 1500, la mayoría no desmilitarizadas donde el tráfico de drogas sigue campando a sus anchas y donde no es conveniente entrar.

En nuestro caso nos aventuramos a visitar por nuestra cuenta la colorida Favela Santa Marta, situada a los pies del Cerro de Corcovado y perteneciente al barrio de Botafogo. Está desmilitarizada desde 2008 aunque eso no quiere decir que no se tomen las precauciones lógicas y necesarias como en cualquier otro lugar. Hoy en día se puede pasear con cierta tranquilidad y en nuestro caso nos encontramos con gente amable, trabajadora y eso sí, un laberinto de callejuelas con algunas casas pintadas donde hasta Michel Jackson rodó un videoclip en 1995. Un pequeño bondinho recorre en cinco paradas toda la favela hasta las alturas pudiendo bajar donde uno quiera.

Favela Santa Marta Rio de Janeiro Brasil

Favela Santa Marta Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico

El Jardín Botánico de Rio de Janeiro es un lugar ideal para escapar del mundanal ruido y tráfico que ahoga las calles de la ciudad. A escasa distancia de la Lagoa Rodrigo de Freitas y detrás del barrio de Leblon se extienden las casi 80 hectáreas de este rincón de naturaleza, con una muestra inmensa de la flora nacional e internacional (9000 plantas de unas 1500 especies distintas). Otra forma distinta de conocer la Mata atlántica o la Selva amazónica a través de sus árboles y plantas por el módico precio de 7 BRL. El horario de apertura es de 8 a 17 h. Para llegar lo mejor es el taxi desde las playas que suele costar alrededor de 20 BRL.

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

                                   Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

                                 Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

El jardín botánico está cuidado hasta el más mínimo detalle y en sus pequeños estanques, riachuelos y árboles habitan también aves como los tucanes y los macacos que vienen de la cercana Floresta de Tijuca, los cuales son comunes de ver. Además, cuenta también con un orquideario y un espacio de plantas insectívoras para los más curiosos.

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

           Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Praia Vermelha y Urca

Urca es conocido por ser el barrio situado a los pies del Pan de Azúcar, donde está situado el teleférico que nos lleva hasta la cima del peñón. A parte, es un barrio poco conocido aunque más libre del turismo que acompaña al resto de la ciudad. Podemos relajarnos con un aperitivo en el bar Urca con las vistas de la ensenada de Botafogo de fondo y descansar un poco los pies de tanto paseo.

Praia Vermelha Rio de Janeiro Brasil

Praia Vermelha Rio de Janeiro Brasil

Praia Vermelha Rio de Janeiro Brasil

                           Praia Vermelha Rio de Janeiro Brasil

Al otro lado del Pao está Praia Vermelha, pequeña, con palmeras y menos conocida que el resto, pero con unas vistas del Pan de Azúcar incomparables. Merece la pena dar un paseo por aquí y degustar algún tentempié en algunos de los puestos que hay de acarajé o de tapioca. En el extremo más cercano al Pan de Azúcar empieza la pista Claudio Coutinho que serpentea por la ladera del Morro de Urca durante 1,25km. Aquí casi a buen seguro encontraremos los graciosos macaquinhos de pequeño tamaño que rondan por los árboles. Jamás hemos visto a un mono tan raro con esos pelillos que le salen de las orejas…

Praia Vermelha Rio de Janeiro Brasil

Praia Vermelha Rio de Janeiro Brasil

Praia Vermelha Rio de Janeiro Brasil

Maracaná

Uno de los templos del fútbol mundial se encuentra en Rio de Janeiro. El que fuera durante años el estadio más grande del mundo con aforo para casi 200000 espectadores, hoy en día es un reformado y moderno estadio que fue sede del Mundial de Fútbol de 2014 celebrado en Brasil. Es la sede de los clubes cariocas Flamengo y Fluminense y en caso de no poder presenciar un partido de estos equipos, uno puede realizar una visita bastante completa que detallamos en este post. Para cualquier futbolero valdrá la pena visitar el terreno de juego por donde han pasado Pelé o Romario y hacerse una idea de lo que significa el futebol en el país sudamericano. Nosotros contamos nuestra experiencia de la visita en este post específico sobre Maracaná.

Maracaná Rio de Janeiro Brasil

Maracaná Rio de janeiro Brasil

Parque Nacional de Tijuca

Rio de Janeiro presume ser una ciudad con todo un Parque Nacional en su territorio, hasta ese punto llega la presencia de la naturaleza en la ciudad. El Parque Nacional de Tijuca, de relieve montañoso y lleno de cascadas, animales y grutas llega hasta las puertas de Rio incluyendo el propio Cerro de Corcovado. El Pico de Tijuca es su punto más alto con 1022 m y aunque nosotros nos quedamos con las ganas, es un punto a tener en cuenta si se dispone de una semanita en la ciudad.

Hasta aquí nuestras recomendaciones para la ciudad carioca, un lugar al que llegar sin prejuicios y disfrutarlo dejándose contagiar por la alegría que desprenden sus habitantes y contemplarlo desde las alturas de sus morros. Maravilhosa Rio de Janeiro!

Jardín Botánico Rio de Janeiro Brasil

Deja un comentario