Phnom Penh: Realidad e historia viva de Camboya

A orillas del río Mekong, reposa la capital de Camboya, Phnom Penh. Era la perla de la antigua Indochina, donde todavía se pueden ver algunos de los edificios coloniales que pasaron días mejores. La ciudad vive hoy en día anclada en el pasado, un pasado reciente turbulento y lleno de violencia, el cual dejó muchas cicatrices en la población camboyana. Con sus mercados, su polución, su horrible tráfico y sus pagodas y templos llenos de historia se convierte en una de las ciudades más auténticas de Asia.

Phnom Penh Camboya

Phnom Penh Camboya

Nosotros nos quedamos dos días en la capital, suficiente para ver y disfrutar tranquilamente de todos sus atractivos. Tras nuestro paso por Siem Reap y los templos de Angkor, llegamos de noche a la estación central de autobuses donde nada más bajar, ya te espera un hervidero de tuk tuks dispuestos a pelearse para llevarte y ofrecerte sus servicios quizás para los días posteriores. Tras el inevitable regateo nos quedamos con un joven que apenas había presionado y ya que nos cayó bien aprovechamos para decirle si le interesaba quedar para el día siguiente y llevarnos a los lugares relacionados con el régimen de los Jémeres Rojos. El hotel que elegimos fue Le Cyclo, muy céntrico y sencillo pero sin más.

El tuktukero nos esperaba como un clavo bien temprano por la mañana para ver uno de los lugares del mundo que más nos han impactado, los Killing Fields o campos de exterminio. Habíamos pactado un precio de 15 dólares para ir hasta allí, volver a la prisión de Tuol Sleng y dejarnos en el Mercado Ruso. Cabe decir que la moneda camboyana, el riel, está en desuso y la mayor parte de transacciones se hacen en dólares americanos.

Phnom Penh Camboya

Los Killing Fields se encuentran a 15 km del centro de la ciudad y por el camino se puede ir disfrutando de la vida diaria camboyana, viendo los quehaceres de la gente por las calles en los muchos puestos dispersados entre polución y tráfico. Durante el camino el tuktukero nos preguntó si nos interesaba añadir en nuestra ruta el ir a disparar armas a una sala de tiro. Esto aunque parezca raro es muy común en la ciudad y te lo ofrecen por todos lados. Por supuesto lo rechazamos ya que no nos interesa en absoluto, eso sin contar las leyendas que se cuentan sobre ofrecerte animales como diana para practicar tiro… Es increíble lo que los humanos somos capaces de inventar para estar “entretenidos”. Aunque si tanto lo ofrecen será porque hay muchos que lo hacen…

Killing Fields / Choeung Ek Memorial

Los campos de la muerte en Killing Fields fueron instaurados durante el régimen comunista de Pol Pot y los Jémeres Rojos entre 1975 y 1979, dejando un reguero de sangre en todo el país y muchas fosas comunes como las que hay en Phnom Penh, quizás las más conocida. Es aquí donde hoy en día se encuentra el Choeung Ek Memorial, en honor a las casi 9000 víctimas que hay enterradas en esos campos. El coste de la entrada a día de hoy es de 6 dólares con audioguía y el horario de 7:30 a 17:30 h. Desde fuera a simple vista tan sólo se aprecia la bonita estupa vertical que hay cerca de la entrada, pero nada más entrar uno se da cuenta de las atrocidades que aquí se cometieron.

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

             Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Los presos llegaban aquí desde la prisión de Tuol Sleng o S-21, que más tarde visitaríamos, para ser asesinados a sangre fría, la mayoría de veces a palazos para no malgastar balas. Esto incluía hombres, mujeres, niños e incluso bebes que no dudaban en estamparlos contra un gran árbol que aún a día de hoy allí se encuentra. Realmente cruel. En la estupa central se encuentran unos 8000 cráneos clasificados por sexo y edad, muchos de ellos con agujeros hechos con las herramientas de campo que utilizaban para asesinar vilmente. También se pueden ver kilos y kilos de ropa perteneciente a las víctimas colocados en pilas.

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

                         Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Un pequeño museo muestra algunos de los uniformes con el típico pañuelo rojo y blanco que llevaban los del régimen y muchas de las herramientas convertidas en armas. El recorrido a pie pasa por algunas de las 129 fosas comunes que aquí se encuentran, de las cuales sólo 43 se dejaron sin abrir. La sensación es cuanto menos espeluznante ya que en las mismas fosas, aún a día de hoy pueden verse muchos de los huesos de las personas que allí yacen. Cuando hay fuertes lluvias se producen desplazamientos de tierra que hacen salir algunos de los restos. Este lugar, perteneciente a un pasado bastante reciente está prácticamente intacto y hace pensar muchísimo… sobretodo sabiendo que tras Camboya, España es el segundo país del mundo en fosas comunes con personas no identificadas. En fin…

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Choeung Ek Killing Fields Phnom Penh Camboya

Prisión S-21 Tuol Sleng Genocide Museum

Hemos tenido la oportunidad de visitar tres campos de exterminio del régimen nazi, pero el horror que nos transmitió este lugar superó si cabe a lugares como Terezin, Dachau o Struthof. Este antiguo instituto escolar fue transformado por el régimen de los Jémeres Rojos como centro de procesamiento y tortura para más de 17000 personas que posteriormente, fueron asesinadas aquí mismo o en los campos de Choeung Ek mencionados anteriormente. En total fueron casi 2 millones de personas que perdieron la vida en Camboya, casi un 25% de la población total, ahí es nada… El coste de la entrada son 2 dólares y el horario de 7 a 11:30h y de 14 a 17:30 h.

Tuol Sleng S21Phnom Penh Camboya

Tuol Sleng S21Phnom Penh Camboya

        Tuol Sleng S21Phnom Penh Camboya

Pol Pot y su cuadrilla fundaron la Kampuchea Democratica, un régimen autoritario que hizo trasladar a la población a trabajar al campo en jornadas infinitas para un sistema de economía puramente agraria y rural. Fuera quedaban los intelectuales o cualquiera con estudios, las ciudades fueron vaciadas por completo y la cultura vista como símbolo de la burguesía. Aquí acababa cualquier persona considerada enemiga del estado o que pudiese atentar de alguna manera contra el partido. El simple motivo de llevar gafas era suficiente para acabar en la S-21… Cabe decir que de las 17000 personas que pasaron por aquí tan sólo sobrevivieron 7 por tener algún valor añadido que los hacía útiles para los carceleros, como saber pintar por ejemplo.

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

El edificio de tres plantas que dio forma a la escuela y a la posterior prisión, se encuentra hoy en día tal y como lo dejó el ejército vietnamita al liberarlo en 1979 con su entrada a la ciudad. En el patio donde antes jugaban los niños yacen 14 tumbas de las últimas víctimas que fueron encontradas en las habitaciones de tortura. Estas últimas víctimas todavía se pueden ver fotografiadas tal y como se las encontraron en algunas salas donde tenían, por ejemplo, camas electrificadas. También en el patio está la construcción de madera donde se colgaba a las víctimas con los brazos hacia atrás o donde se producían ahogamientos. Atroz.

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Las plantas están todas valladas con verja y en el piso de abajo podemos encontrar las pequeñas celdas individuales que se construyeron con ladrillos. Los pisos de arriba eran las celdas comunes. En las salas que se van visitando están expuestas una gran cantidad de fotografías de muchas de las víctimas, que eran retratadas antes de la tortura, tras la tortura y ya una vez muertos tras haber pasado por interminables interrogatorios.

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Las atrocidades que aquí se cometieron en una época no tan lejana, hacen que esta visita te deje con mal cuerpo y con ganas de reflexionar sobre lo cruel que pueden llegar a ser los humanos. La localización del museo, en medio de la ciudad y ver que todo está tan intacto resulta realmente impactante. Una visita necesaria de la capital de Camboya para no olvidar la historia y sobretodo, no volver a repetirla.

Tuol Sleng S21 Phnom Penh Camboya

Russian Market o Tuol Tom Poung Market

Esta es otra de las visitas obligadas en Phnom Penh. En el sur de la ciudad y cercano al museo de Tuol Sleng, está este mercado que quizás sea el mejor sitio donde adquirir souvenirs, camisetas y casi cualquier cosa imaginable. Llamado así desde la década de los 80, cuando fue construido y albergaba a una población local rusa que vivía en la ciudad. A parte de esto, como cualquier otro mercado asiático venden comestibles y ropa para los locales y si no eres escrupuloso se puede comer bien a precio irrisorio.

El interior del mercado es cuanto menos peculiar, formado por estrechos pasadizos con poca iluminación, un calor inhumano, mucha gente y cualquier “producto” desparramado por los suelos. El olor es indescriptible pero no es de extrañar que con las altas temperaturas cualquier pescado o carne de múltiples animales pase a ser un caldo de cultivo importante…

Allí dentro hay muchos puestos para comer sentado en las mismas barras. Buena fue la anécdota en la que una vez sentados en una de ellas, vimos pasar por dentro de las vitrinas de comida un par de cucarachas inmensas… a lo que respondimos levantándonos y yéndonos inmediatamente. En cualquier caso, quizá sea mejor comer en los puestos que están afuera, circunvalando el edificio donde la atmósfera se vuelva más respirable y por lo menos cuando fuimos, estaban algo más limpios. De todos modos, una experiencia muy auténtica!

Phnom Penh Camboya

De vuelta a orillas del río Mekong nos fuimos a dar un paseo por la avenida Preah Sisovath, más conocida como Riverside. Aquí se encuentra el Palacio Real y a su lado, el magnífico edificio rojo que alberga el National Museum con la mayor colección del mundo de escultura jemer. La entrada cuesta 3 dólares. No lo visitamos pero vale la pena por lo menos pasar por al lado. En el Riverside hay tiendas, restaurantes y algún bar de copas. Es aquí donde se encuentra el Foreign Correspondents Club, un bar en un edificio colonial que antaño fue lugar de reunión para los corresponsales de guerra. Desde el Riverside son muchos los que ofrecen un paseo en barca por el Mekong para ver desde cierta distancia la ciudad. No lo hicimos pero puede ser también una buena idea. Casi al final de la avenida se sitúa el Night Market en una especie de explanada donde podemos encontrar tanto puestos de comida como ropa, artesanía y bastante ambiente durante la noche.

Phnom Penh Camboya

Wat Phnom

Muy cercano al Night market se encuentra este templo en lo alto de una pequeña colina boscosa de unos 30 m. La entrada cuesta 1 dólar y se accede por unas bonitas escaleras decoradas con nagas y leones. El templo está construido aquí en base a la leyenda del origen de la ciudad por parte de la señora Penh, que descubrió cuatro estatuas de buda que había dejado mira tú por donde, el mismo río Mekong. Las leyendas del budismo son inverosímiles pero molan mucho jeje. Las ofrendas a la estatua de Penh son de lo más variopinto, vimos desde plátanos, mangos, incienso y hasta un pollo! En los alrededores durante la tarde, se pueden observar un montón de flying fox o zorros voladores, la especie de murciélago más grande que existe!

Wat Phnom Phnom Penh Camboya

Wat Phnom Phnom Penh Camboya

Mercado central o Psar Thmei

En la calle 130 St se encuentra quizás el mercado más importante de la ciudad, el Mercado Central con su gran cúpula, su sala central y cuatro alas que parten de ella. En el centro se pueden encontrar todo tipo de joyas, relojes y demás baratijas y en los extremos quizá lo más interesante para la vista, los puestos de comestibles: fruta, carne, pescado y todo lo que se mueva al más puro estilo camboyano. Ah! Y como no, un montón de puestos de bichos y demás insectos para comer a quien le apetezca. Fue ahí donde vimos la cucaracha más grande que hayamos visto jamás! Por los extremos también hay un montón de puestos para comer y al estar más ventilado que el Mercado Ruso la higiene es algo mejor.

Psar Tmei Phnom Penh Camboya

Psar Thmei Phnom Penh Camboya

Psar Thmei Phnom Penh Camboya

Al día siguiente nos tomamos un rato para callejear por el centro de Phnom Penh, una experiencia en sí misma. Uno se puede entretener viendo pasar los antiguos cicloricksharw, una imagen muy típica de muchos países asiáticos. También se reúnen en fila infinidad de barberos para cortar el pelo en la misma calle. Nos perdimos por otros pequeños mercados y sorteamos el terrible tráfico de la ciudad. En definitiva, admirar todo un cúmulo de imágenes curiosas para el punto de vista occidental.

Phnom Penh Camboya

Phnom Penh Camboya

Palacio Real y Pagoda de Plata

Aquí se encontrará la riqueza, la limpieza y la calma que no existe de puertas para afuera en el resto de la ciudad. El horario es un poco especial al igual que en Tuol Sleng: de 7:30 a 11h y de 14:30 a 17h y la entrada cuesta 3 dólares más 2 dólares por la cámara de fotos. Las murallas rodean los bonitos edificios con sus decoradas puntas de los tejados de estilo jemer. El Palacio Real sobresale cercano al río Mekong y en cierto modo es muy parecido al Palacio Real de Bangkok y a pesar de ser más pequeño, tampoco tiene tanto que envidiarle, de hecho hasta también tiene un buda esmeralda. Toda la parte visitable, (que es una mínima parte del tamaño real del monumento) está rodeada de frondosos jardines. Lo más destacable es la Pagoda de Plata, donde el suelo de su sala está formado por más de 5000 baldosas de plata aunque eso sí, protegidas en su mayoría por alfombras. Tan sólo hay un trozo que pueda verse y aquí dentro no pueden hacerse fotos.

Palacio Real Phnom Penh Camboya

Palacio Real Phnom Penh Camboya

Palacio Real Phnom Penh Camboya

Palacio Real Phnom Penh Camboya

Palacio Real Phnom Penh Camboya

El último día en Phnom Penh nos despedimos comiendo en un lugar especial. El restaurante en cuestión se llama Friends, al lado del National Museum 215 Street 13. En este y otros locales se ha creado un proyecto social para sacar chicos de la calle en barrios marginales y enseñarles el oficio de la cocina y los fogones. El precio no es excesivamente caro y comimos muy bien, además con ello colaboras en el proyecto de ayuda a los jóvenes de Camboya.

Esto y mucho más es la capital camboyana Phnom Penh, una visita ineludible para entender la historia y la cultura de este pequeño país, mucho más allá de las apsaras y los templos de Angkor.

Deja un comentario