Qué ver en Cracovia, una belleza a orillas del Vístula

Sin ser excesivamente grande como otras ciudades europeas, ni ser la capital del país, Cracovia atrae a la mayoría del turismo que decide visitar Polonia durante sus vacaciones, estando presente en casi cualquier itinerario que se precie. Su casco antiguo es de los más bonitos y sigue estando muy bien conservado, ya que quedó intacto tras la Segunda Guerra Mundial al no ser bombardeado. La belleza de sus calles, su muralla, la historia reciente que la rodea, hacen de Cracovia una ciudad interesantísima, fácil de recorrer y donde además se come de fábula.

Cracovia Polonia

En nuestra escapada de 5 días por Polonia, dedicamos 3 días completos a Cracovia y sus alrededores y, a decir verdad, tampoco es que nos sobrase mucho tiempo. A parte de la ciudad en sí, realizamos dos de sus visitas más principales, como son el memorial del campo de exterminio de Auschwitz Birkenau y las Minas de Sal de Wieliczka. Ambas visitas muy diferentes y de las cuales hablaremos más adelante, pero ya de entrada, decir que encontramos mucho más interesante la primera y que la segunda apenas nos gustó.

Qué ver en Cracovia

Centro histórico (Stare Miasto)

El centro histórico y toda su amalgama de calles fueron declarados Patrimonio Mundial de la Unesco en 1978. A diferencia del de Varsovia que fue prácticamente destruido y reconstruido en su totalidad tras la Segunda Guerra Mundial, aquí la ocupación nazi y posterior liberación por el ejército soviético apenas dañó los edificios. Los dos puntos fuertes que nadie que visite Cracovia pasará por alto, son la Plaza del Mercado y la Colina de Wawel.

La Plaza del mercado (Rynek Glowny) con la basílica gótica de Santa Maria quizás sea la foto más significativa de la ciudad. Se dice que es la plaza medieval más grande de Europa y la verdad es que muy lejos no andará. Desde el doble campanario desigual de la basílica, cada hora un trompetista toca el hejnal Mariacki, una pequeña melodía que queda entrecortada en mitad de una estrofa, una tradición de hace 700 años. Lo curioso es que esta melodía se realiza en representación del soldado que en su día murió de un flechazo en la garganta, cuando tocaba esto mismo para alertar a la ciudad de la llegada de los tártaros, clásicos invasores de la ciudad.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

En pleno centro de la Plaza del mercado encontramos también la Torre del Ayuntamiento y la Lonja de los Paños (Sukienicce), antiguo mercado medieval que vivió su máximo esplendor en el siglo XV a donde se importaban materiales venidos de Asia. Hoy en día, la planta baja con la arcada que se ve fácilmente desde cualquier punto de la plaza, alberga tiendas de souvenirs y artesanía.

Cracovia Polonia

Cracovia Polonia

La muralla y el Parque Planty rodean todo el centro histórico ofreciendo un agradable paseo rodeado de árboles. El punto más emblemático de entrada es la Barbacana de Cracovia y la Puerta de San Florián, situados en la entrada norte del centro histórico. Se trata de una antigua estructura de defensa medieval bastante imponente del siglo XV.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Justo al otro extremo, al sur del centro histórico, encontramos la colina de Wawel, con el castillo y la catedral del mismo nombre. Tanto si se sube arriba como si se observa desde las orillas del río Vístula, la colina ofrece bellas vistas. La colina de Wavel es a su vez el centro histórico y cultural más importante de la ciudad y durante muchos años de toda Polonia, ya que la ciudad fue capital del país anteriormente. La catedral fue construida y reconstruida según los gustos y estilos de la época en la que se fueron añadiendo nuevas estructuras y así hoy, es una mezcla de estilos algo rocambolesca.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Barrio judío de Kazimierz

Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, este barrio había sido el centro neurálgico de la comunidad judía en la ciudad de Cracovia, comunidad especialmente presente en Polonia y una de las más grandes de Europa en la preguerra. La ocupación nazi y la consecuente deportación de judíos a los guetos y campos de exterminio diezmó la población haciendo desaparecer comunidades enteras de barrios como este, quedándose casi en desuso durante la época comunista de la postguerra.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Trasladándonos al día de hoy, este barrio al sureste del centro histórico ha renacido desde la década de los 80 y a pesar que la población judía sea mucho menor por las inevitables consecuencias del holocausto, mantiene la cultura y la tradición de antaño. Podemos encontrar hasta siete sinagogas, muchos restaurantes y cafés con bastante ambiente alrededor de la calle Szeroka, que más bien parece una pequeña plaza. En esta misma plaza encontramos la Sinagoga Remuh y su cementerio, la única que sigue abierta el culto actualmente. Otras como la Tempel, la Isaac o Kupah contienen museos abiertos al público.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

En la cercana Plaza Nueva (Plac Nowy) hay una estructura circular con puestos de venta de comida, generalmente de las conocidas Zapiekankas y aquí están algunas de las mejores de la ciudad. También hay algunos puestos de souvenirs, artesanía y algunos artículos de segunda mano para coleccionistas.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Para los amantes del cine, saber que este barrio está estrechamente ligado a la película de La lista de Schindler de Steven Spielberg ya que fue aquí donde se rodaron la mayor parte de las escenas. A pesar de rodar el filme aquí, por lo poco que había cambiado el barrio respecto a los años 40, la historia que representa se sitúa en el cercano y extinto Gueto de Cracovia, al otro lado del Vístula en el barrio de Podgorze. Quizás uno de los lugares más reconocibles de la película sea el pasaje con las escaleras que se sitúa perpendicular a la calle Beera Meiselsa y Jozefa, a escasos metros de Plac Nowy. Es aquí donde se rueda la escena durante la limpieza y desalojo del gueto donde una madre huye con su hija baja por unas escaleras para encontrarse con un niño que les presta escondite. Actualmente el pasaje tiene un bar y muchas fotos interesantes de la época de la ocupación y del barrio de Kazimierz.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Podgorze

Más al sur de Kazimierz y pasando el río Vistula, aquí si que encontramos el que fuera el antiguo Gueto de Cracovia que se representa en la película de La lista de Schindler. Actualmente se trata de un barrio obrero y casi completamente renovado ya que ha cambiado su arquitectura con respecto a la época. A pesar de ello podemos encontrar algún punto interesante relacionado con la historia reciente de la ciudad y el país y merece la pena su visita.

Ya crucemos el río Vístula desde Kazimierz a pie o en tranvía, nos encontramos directamente con la Plaza de los Héroes del Gueto (Plac Bohaterow Getta). Esta plaza es a la vez un monumento a las víctimas del Holocausto que, desde aquí, eran deportadas al cercano campo de Plaszow (reflejado también en la Lista de Schindler y del que apenas queda nada), a Auschwitz o a otros campos de extermino por el régimen nazi durante la ocupación de Cracovia, hasta ser desmantelado el gueto completamente en Marzo de 1943. Varias sillas de metal esparcidas por la plaza representan la espera que muchos judíos realizaban aquí antes de subir a los transportes que los llevaban a una muerte directa.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

En una de las esquinas de la plaza aún a día de hoy, existe la Farmacia del Águila (Apteka pod Orlem) regentada por un polaco no judío llamado Tadeusz Pankiewicz y, que a pesar de quedar dentro del muro que delimitaba el antiguo Gueto de Cracovia decidió continuar con su negocio y ayudar a escondidas a muchos judíos con medicamentos y salvoconductos para salvarlos.

Cracovia Polonia

Poco más adelante en las calles Lwowska 25 y Limanowskiego 62 se pueden ver los únicos restos del muro original del Gueto de Cracovia que quedan en pie. Teniendo en cuenta los años que han pasado y que el gueto en su mayoría fue desmantelado, estos dos trozos de muro permanecen como símbolo inalterable de lo que pasaron los ocupantes de esta prisión dentro de la ciudad, una antesala al exterminio masivo.

Cracovia Polonia

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Fábrica de Oskar Schindler

En la calle Lipowa, siempre dentro del barrio de Podgorce y a escasos 15 minutos caminando de la Plaza de los Héroes del Gueto, se encuentra la fábrica original de Oskar Schindler. Este señor en cuestión, empresario alemán y afiliado al partido nazi, compró esta fábrica de esmaltado para utensilios de cocina utilizando a una mayoría de trabajadores judíos y viéndolo como una oportunidad de negocio en tiempos de guerra.

Cracovia Polonia

De 1939 a 1944 que estuvo al frente de la Deutsche Emailwarenfabrik se fue dando cuenta de la realidad que le esperaba a los judíos en Cracovia, la vida en el gueto y las consecuencias terribles en los campos de Auschwitz Birkenau y Plaszow que les esperaban. En un intento de empatizar con sus trabajadores decidió emplear cada vez a más judíos a pesar de perder toda la fortuna que había amasado, evitando que acabaran en los campos de exterminio. La historia es conocida por la oscarizada película La Lista de Schindler (1993) de Steven Spielberg, que refleja muy bien la vida en el gueto de Cracovia de la época y como este empresario ávido de dinero al principio y solidario y empático más tarde, acabó salvando a más de 1000 personas de una muerte segura.

Hoy en día la fábrica es un museo en el cual se explica sobretodo la vida en la ciudad de Cracovia durante la guerra y donde se puede ver el escritorio original de Schindler y muchos de los utensilios que se fabricaron en ella. Para la película sólo se utilizó el exterior de la fachada y la escalera principal pero el resto fueron imágenes de estudio.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Memorial de Auschwitz Birkenau

Casi no se concibe una visita a Cracovia sin pasar por el tristemente famoso campo de exterminio de Auschwitz Birkenau, situado a unos 45 km al este en la ciudad de Oswiecim. Para que no se olvide nunca, conviene entender qué fue el Holocausto y como la humanidad llegó hasta uno de los puntos más oscuros de su historia.

Para leer toda la información necesaria y todas las posibilidades para visitarlo, realizamos este post en el que te contamos mucho más con todo detalle. En nuestro caso, visitamos el memorial a través de un tour a Auschwitz con Musement, plataforma online para venta de entradas a museos, actividades y espectáculos. Como explicamos en el post, merece la pena en un lugar así que alguien conocedor del tema te explique in situ la historia y los porqués de dicha tragedia.

Auschwitz Birkenau Oswiecim Polonia
Auschwitz Birkenau Oswiecim Polonia

Minas de Sal de Wieliczka

Como siempre mostramos nuestra más sincera opinión y en este caso no iba a ser distinto. Decir sin más rodeos que las Minas de Sal de Wieliczka, a pesar de ser de las visitas más recomendadas en Cracovia, no nos apasionaron mucho.

Sabiendo que se tratan de unas minas de sal que han sido explotadas desde el siglo XIII y que albergan kilómetros de galerías subterráneas de las cuales solo una pequeña parte eso sí, pueden visitarse, creímos que se trataba de algo interesante. A lo largo de los casi 4 km que ofrece el Tour turístico podemos ver salas con esculturas de santos, algún lago subterráneo, cámaras inmensas transformadas en capillas y todo esto esculpido en la misma sal llegando a superar los 300 m de profundidad. No hay que olvidar que también fueron declaradas Patrimonio Mundial de la Unesco en 1979.

IMG-20190609-WA0008
Cracovia Polonia

En nuestra opinión, tras tanto anuncio a bombo y platillo nos dejaron un poco desangelados. No sabemos si fue la cantidad de gente, la guía (obligatoria) que parecía un robot taladro hablando, o la excesiva explotación del lugar, pero no nos valió la pena ir hasta allí. El exceso de gente hacía que los tours de distintos idiomas se fueran pisando los talones, solapándose directamente. El camino por el que vas está tan excesivamente acondicionado que en ocasiones nos dio la sensación de estar en el “Tren de la Mina” de Port Aventura y parecía más una atracción que otra cosa. Ahora teniendo en cuenta el precio de la entrada (89 zlotys por persona) y la distancia hasta Wieliczka, (unos 25 minutos en tren desde Krakow Glowny) casi que nos arrepentimos de haber ido. Quizás el denominado Tour minero en el que te llevan por otros lugares y te equipan con casco y mono pueda ser más interesante, pero el Tour turístico nos llegó a sacar de quicio cuando vimos que hasta dentro de la mina tienen restaurantes, tiendas, salas de conferencias etc…excesivo en nuestra humilde opinión.

Qué comer en Cracovia

Cuando buscamos información para comer en Cracovia o en Polonia en general, resulta curioso encontrar que entre los más famosos lugares para comer están los denominados Bares de leche (Bar Mleczny) . Se trata de locales sencillos, baratos y bastante espartanos que aún sobreviven desde la época comunista. Antes estaban subvencionados por el estado y solían servir platos sencillos a base de lácteos y verduras.

Hoy en día están enfocados a toda la gastronomía polaca a pesar de seguir siendo bastante básicos y los hay más o menos turísticos. Algunos ni siquiera tienen carta en inglés, otros están más adaptados al turismo. En cualquier caso no está mal como experiencia, pero no esperes encontrar la mejor comida polaca. Algunos de los más conocidos en Cracovia son: Bar Mleczny Tomasza, Pod Filarkami, Bar Mlezcny Gornik o Pod Temida.

Los Pierogi son sin duda el descubrimiento culinario de casi todo el mundo que visita Polonia. Esta especie de pasta rellena parecida a los ravioli se presentan con un montón de tipos de rellenos tanto salados como dulces: queso, patata con cebolla, carne, nata con frutos rojos… Cuidado porque son un vicio, están en casi cualquier restaurante polaco como entrante y los hay especializados en ellos como el Pierogarnia Krakowiacy o la cadena polaca Zapiecek.

Cracovia Polonia

Para disfrutar de la comida tradicional polaca en todo su esplendor y de un local precioso decorado todo en madera, fuimos al Morskie Oko. Por 13 euros por persona nos pegamos un festival de campeonato. Comer en Polonia no es nada caro y disfrutar de un restaurante con las tres B te puede salir igual que el precio de un menú diario en España. No os olvidéis de probar sus sopas como la Zurek, servida dentro de pan de centeno.

Cracovia Polonia

Para terminar, dentro del barrio judío de Kazimierz quisimos probar algo de comida Kosher y estuvimos comiendo en Hamsa. Lugar muy recomendable para disfrutar de una mezcla de sabores entre oriente y occidente.

Cracovia Polonia
Cracovia Polonia
Cracovia Polonia

Sobre El Autor

Blog de viajes y aventuras varias... No sueñes tu vida, vive tus sueños!! Fotografía, diarios de viaje, experiencias,consejos, buceo y mucho más. Desde Con arena en la mochila queremos transmitir el placer de viajar por el mundo. Sois todos bienvenidos!

Artículos Relacionados

Deja un comentario