Australia: Darwin y Parque Nacional de Kakadu

17 de Septiembre – Llegamos a las antípodas! Estamos en Darwin!

Años esperando el momento y por fin había llegado. Estábamos en Darwin, justo al otro lado del mundo. El avión de Jetstar aterrizaba al mismo tiempo que divisábamos un Sol radiante que se levantaba en el horizonte y un calor tropical muy agradable que llevábamos tiempo buscando nos golpeó la cara. Habíamos montado por segunda vez en el inmenso A380 de Emirates durante incontables horas, pasando por Dubai y con una escala / visita a Singapur nos habían dejado semi K.O. pero la ilusión por comenzar a ver cosas nos podía, estábamos en Australia!

Habíamos llegado puntuales a las 7 de la mañana, así que teníamos tiempo para valorar las distintas opciones de trasporte a la ciudad. Quisimos ver con nuestros propios ojos lo que habíamos visto previamente por internet y bastante frecuente, en Australia muchas veces el transporte público sale más caro que un taxi. Comprobamos el alto nivel que tiene este país desde el primer momento sobretodo en transporte y alojamiento. El bus directo a la ciudad costaba 18 AUD por persona sólo ida por los 25 AUD que costaba el taxi (incluídos 3 AUD de tasas de aeropuerto). Visto esto, dejamos el aeropuerto en uno de los taxis en dirección a Darwin acompañados del primer australiano con el que intercambiamos palabras, bueno más o menos. Conseguimos hacernos entender más por la simpatía de los aussie, que por ese inglés de zapato en la boca que tienen que se comen las palabras, así que el taxista nos dejó en la compañía de alquiler de coches Wicked.

Al llegar nos dimos cuenta que la agencia de alquiler estaba cerrada hasta las 9 así que aprovechamos para desayunar en una cafetería, dar una vuelta y volver más tarde. Las primeras sensaciones de Darwin y el Northern Territory fueron buenas, con ese clima soleado de buena mañana y un aire destartalado como de vivir con calma. Las calles anchas, con pocos coches hacían parecerse a la típica población americana de interior.

Cuando llegó la hora recogimos nuestro Toyota RAV4 con Wicked que nos serviría para poder recorrer el Parque Nacional de Kakadu durante los próximos tres días. Wicked fue de largo la empresa que peor sabor de boca nos dejó. Lo sabíamos de sobras ya que se trata de una compañía de alquiler que suele tener coches muy baratos pero muy viejos y que mirando críticas por Internet, a más de uno le han dejado tirado. Aún así, tienen otros cuantos más nuevos entre los cuales se encontraba nuestro RAV4 pero el servicio, la cobertura y la atención que tienes deja mucho que desear. La pregunta es… y porqué la elegimos? Pues porque por más que buscamos era la única compañía que permitía el acceso a las cataratas Jim Jim y a cualquier pista 4×4 de Kakadu, a parte de dejárnoslo alquilar por menos de cinco días.

A parte de la libertad que da recorrer el parque en tu propio vehículo, nuestra idea desde el principio era abaratar los costes y a poder ser dormir en camping, así que con este vehículo matábamos dos pájaros de un tiro, ya que venía con una tienda de campaña en el techo. El precio fue de 568 AUD / 423 € el alquiler para tres días y ya incluía el material de cocina, con lo cual sólo quedaba pagar la entrada de cada camping entre 5 y 10 AUD y la comida. La cobertura que escogimos era la máxima posible, 40 AUD al día ya incluídos en el precio total, pero aún así lo único que te permite es reducir la franquicia de 5000 AUD que tendrías que pagar en caso de accidente sin cobertura a 1 AUD. La no cobertura de lunas y neumáticos no nos quedó muy clara ya que en la web decía que sí y el que nos atendió decía que no. En cualquier caso en el resto de compañías que alquilamos no entraba bajo ningún concepto, así que habría que ir con cuidado.

Existen otras muchas páginas de alquiler de todoterrenos muy bien preparados tipo Land Cruiser o Defender, pero también muy caros y siempre te exigen un mínimo de 5 o 7 días. La otra opción es alquilar un turismo, pero se disfruta mucho menos al no poder acceder a cualquier sitio. Por último, la opción que descartamos por su alto precio y por la falta de libertad es la de algún tour organizado en camping, económicamente salían mucho más caros que alquilar con Wicked. Un tour de 3 días en grupo, durmiendo en camping por Kakadu salía a 500 AUD por persona. Se podría hablar largo y tendido del abusivo precio de tours y excursiones que se ofrece en Australia a nuestro parecer, llegando a su cota máxima en Kakadu y la Gran Barrera de Coral. En nuestra opinión se pasan un “huevo”, hablando mal y claro.

Sólo hay que echarle un vistazo a la página de Wicked y a su sucursal de Darwin para ver el estilo hippie-cumbayá que se gastan. Los vehículos también están decorados con dibujos de colorines o de personajes (nosotros teníamos a Clint Eastwood de vaquero en el lateral). El chico que nos atendió nos dio cuatro rápidas indicaciones, nos dio un material de cocina bastante deficiente (una nevera hecha polvo con algunos utensilios muy en plan roñoso) y nos recordó que devolviésemos el coche más o menos limpio para evitar pagar 200 AUD de fianza! En resumen una compañía muy de andar por casa, pero que nos resultaba efectiva para la idea que teníamos.

Ya una vez listos nos dispusimos a echar gasolina (1,72 AUD/litro) y comprar el avituallamiento para esos días en el supermercado Woolworth’s. En Australia existen dos grandes cadenas: Coles y Woolworth’s y es tal su omnipresencia que parece que no exista ningún otro. En los mismos supermercados nos seguiríamos dando cuenta del alto nivel de vida del país, cuando por 40 o 50 AUD no obtenías más que cuatro cosas indispensables y muy básicas para salir del paso. Realmente había que mirar bien los precios para no llevarse un susto, esto iba a costar lo suyo…

Tomamos sin más dilación la Stuart Highway para salir de la ciudad, esa grandísima, enorme carretera que cruza de norte a sur Australia. Desde Darwin a Adelaida pasando por Alice Springs y el desierto rojo es una de las principales vías del país que sin interrupción recorre la friolera de 2.834 km. Ya más adelante nos desviamos hacia la Arnhem Highway que nos llevaría directamente hasta las puertas de Kakadu, situada a unos 120km, 230km hasta Jabiru, la principal y única “gran” población de todo el parque.

Por el monótono camino de infinitas rectas pudimos ver los famosos “Road Trains”, de los cuales Australia presume tener los más grandes del mundo. Estos grandes tráilers son llamados “trenes de carretera” por su gran tamaño, pudiendo llevar de 1 a 5 remolques inmensos. Muchas de las cabinas lucen dibujos o pinturas y todas poseen un rótulo en el morro junto al parachoques con la inscripción “Road Train”. Pueden llegar a medir decenas de metros y la verdad que cuando pasan por al lado en dirección contraria, la sacudida que meten es de padre y muy señor mío. Ya no hablamos de adelantarlos, casi misión imposible, aunque siempre están dispuestos a ayudarte indicándote con señales.

Road Train Kakadu - Australia

Pasamos el Mary River National Park, un parque conocido por su alta concentración de cocodrilos al igual que Kakadu. Mucho más pequeño en tamaño, es una buena opción si se hace noche entre Darwin y Kakadu, ya que también se pueden realizar circuitos para el avistamiento de cocodrilos y disfrutar de su naturaleza llena de humedales. El paisaje agreste y seco iba ganando terreno a las viviendas y poblaciones y poco a poco llegamos hasta la entrada al parque donde un gran letrero te da la bienvenida sobre un terreno rojizo y llenísimo de moscas cojoneras. Nos bajamos para hacer la foto de rigor y proseguimos el camino para comenzar a ir parando en los lugares que llevábamos apuntados.

Parque Nacional Kakadu - Australia

Es muy difícil resumir todo lo que ofrece el Parque Nacional de Kakadu. Posee un tamaño equivalente a la mitad de Suiza o Extremadura. En sus casi 20000 km2 podemos encontrar un ecosistema lleno de humedales o zonas pantanosas, ríos infectados de cocodrilos, planicies llenas de aves, infinidad de arte rupestre aborigen e impresionantes cascadas y pozas en zonas escarpadas de arenisca. Se diferencian dos grandes épocas: la húmeda que va de Diciembre a Abril y la seca de Mayo a Noviembre. En la húmeda la mayor parte del parque se hace intransitable por las inundaciones, pero por el contrario el verdor y la exuberancia del terreno es increíble. En la seca se puede recorrer fácilmente sin problemas toda su extensión y las aves se concentran en gran cantidad en los billabongs, grandes humedales que se forman por la lluvia caída previamente.

Parque Nacional Kakadu - Australia

Por el camino y siempre presentes por todo Kakadu veíamos enormes termiteros de color ocre plantados en mitad de los bosques. Es increíble como un insecto tan pequeño puede crear esas formaciones que sobrepasan los tres metros muchas veces. Llegamos al Aurora Kakadu Resort, es en este alojamiento donde se puede repostar y comprar la entrada al parque, su coste es de 25$ por persona y es válida para 14 días!! Realmente si viviéramos en Australia y tuviéramos todo el tiempo del mundo, no nos hubiera importado en absoluto pasar esa cantidad de días por allí, con todo lo que hay por ver. Realmente la entrada no nos la pidieron en ningún sitio pero imagino que si te para algún Ranger (que los hay) pues te puede caer una multa.

Mapa Kakadu South Alligator - Australia

Pasamos el South Alligator River, más grande que el West Alligator River que previamente ya habíamos pasado. En casi cualquier playa o río de Australia se podían advertir las señales de peligro por los cocodrilos y en Kakadu están en cualquier paso de río existente. Por fin hicimos una parada más relajada en Mamukala donde se encontraba el primer billabong que pudimos observar. Nada más bajar del coche la llamarada de calor que nos pegó el Sol en la cara fue bárbara y agradecimos de buena gana que hubiese un mirador resguardado del Sol. Allí agazapados en una especie de caseta que sirve para disimular la presencia humana hacia las aves que allí se encuentran, nos dedicamos a observar durante un rato los dos solos. Una gran zona inundada salpicada de zonas verdes se extendía ante nuestros ojos. Lo único que rompía el silencio eran los graznidos de todas las aves allí presentes que luchaban por comer todos los insectos que salían a la luz en las zonas más secas. Es en Septiembre y Octubre al final de la época seca, cuando se llegan a concentrar cientos de Magpies, una ave autóctona de Kakadu. Las garzas se abrían paso entre los waterlily a grandes pasos y de vez en cuando en grupos, salían volando extendiendo sus grandes alas. Era una bonita estampa, una imagen de naturaleza en estado puro. Al salir de la caseta dimos una vuelta por el recorrido que rodea el billabong en busca de wallabies pero no tuvimos suerte y el calor nos estaba consumiendo así como todas las horas de avión que llevábamos a las espaldas…

Parque Nacional Kakadu - Australia

Parque Nacional Kakadu - Australia

Mapa Kakadu East Alligator - Australia

Proseguimos el camino ya que nuestro objetivo ese día era llegar a ver Ubirr y dormir por allí. Casi 70 km después de terreno agreste y habiendo dejado a un lado Jabiru, encontramos el pequeño camping de Merl. Decidimos dormir allí esa noche pero todavía quedaban muchas horas de Sol y nos daba tiempo a ver más cosas, es por eso que continuamos hasta el East Alligator River. Este río es el que separa Kakadu con la Arnhem Land, una tierra protegida de los aborígenes a la cual se debe pedir permiso para acceder. Al igual que sus hermanos de más al Oeste, el río está atestado de cocodrilos y hay sendas rampas con botes, imaginamos por si se quiere dar un paseo por él y avistar a estos animales, aunque no había nadie. Os aseguramos que no hace falta coger un bote para verlos bien bien de cerca, porque más que nada te los topas de frente!

East Alligator River Kakadu - Australia

East Alligator River Kakadu - Australia

En esta zona existen dos principales caminatas la Manngarre y la Bardedjilidji de 1.5km y 2.5km respectivamente y por querer llegar a Ubirr a tiempo escogimos sólo la primera. Las dos caminatas transcurren cercanas al río a través de una zona con bastante vegetación, sobretodo palmeras. Llevábamos un rato caminando sabiendo que íbamos paralelos al río pero no lo conseguíamos ver entre la espesura. En un momento dado vimos un claro y nos metimos a ver que se veía… y cuando nos quisimos dar cuenta nos habíamos metido en todo el meollo. Nada más bajar el terraplén de apenas un metro nos encontramos de frente con un cocodrilo en la orilla a unos tres metros de nosotros. La reacción de sacar la cámara pudo a la de salir corriendo y al ver que seguía allí parado, nos dispusimos a hacer fotos. Aún con la adrenalina a tope, justo al lado del animal otro cocodrilo irrumpió debajo del agua haciendo un gran estruendo y nadando se fue hacia la profundidad, habían dos delante de nuestras narices!! Por suerte, aunque pueda parecer de locos no lo somos ya que estábamos colocados “en altura”, como a un metro por encima de su nivel en la inclinación del lecho del río. Ver a un animal salvaje sin barreras de por medio es algo de lo que nunca nos cansaremos.

East Alligator River Kakadu - Australia

East Alligator River Kakadu - Australia

Volvimos a la espesura y continuamos hasta encontrar una de las rampas para botes donde justo llegaba a su final la caminata. Allí había puesta una de las tantísimas señales de advertencia y no era de extrañar viendo la cantidad de esos reptiles allí reunidos. Tanto en la orilla contraria como nadando en el agua, llegamos a contar unos diez en un mismo momento. Antes de llegar a Australia pensábamos que como en otros lugares, no estarían tan a la vista y mucho más escondidos. Allí se nota que son los mayores predadores de la zona y da la sensación de que tienen un carácter mucho más territorial, están por todas partes.

East Alligator River Kakadu - Australia

La siguiente y última parada del día era Ubirr, a tan sólo 3 km del East Alligator River. Quizás sea el punto más al norte y al este al que se pueda llegar en Kakadu sin contar la Arnhem Land. Ubirr es uno de los puntos importantes en el parque en cuanto a arte rupestre se refiere, junto con Nourrlangie. Estos puntos son sagrados y de suma importancia para los aborígenes ya que se trata de su propia historia y sus orígenes, la verdadera historia antigua de Australia. Hay pinturas que datan de hace más de 20000 años aunque en este caso son de unos 6000 años atrás.

Ubirr Kakadu - Australia

Ubirr Kakadu - Australia

En la planicie de aquella zona se encuentran varias formaciones rocosas donde en sus recovecos se pueden observar las pinturas, algunas pintadas a una gran altura. Cómo podían pintar allí arriba en aquella época? Aquí es donde entran teorías dispares. A través de un recorrido circular de 1 km se recorre fácilmente el lugar pudiendo observarse canguros, tortugas, personas o el pez autóctono, el barramundi, pintados en las pareces con ese característico color ocre. Al final subiendo por las rocas se puede llegar tras 250m al mirador de Nardab que deja sin palabras. Desde allí se divisa una llanura infinita que se extiende 180º a nuestra vista. Da la sensación de encontrarse en la sabana africana del Serengeti por un momento. De un color verde intenso la vegetación se combina con zonas inundadas, el lugar es de una belleza indescriptible y perfecto para disfrutar del atardecer. Nos despedimos de Ubirr con un simpático gecko que nos vino a saludar en la entrada, los hay a montones y de todos los tamaños y no sería la última vez que los veríamos en el viaje.

Ubirr Kakadu - Australia

Ubirr Kakadu - Australia

Ubirr Kakadu - Australia

Ubirr Kakadu - Australia

Ya oscureciendo entramos en el camping de Merl que habíamos dejado unos km atrás esa misma tarde. La zona de acampada se encuentra en una zona arbolada y sólo dispone de una caseta con lavabos y duchas. Cada vehículo puede acampar en una zona individual separada una de otra y con una pequeña barbacoa. Los que allí se encontraban se podían contar con una mano y la tranquilidad y silencio del sitio era lo que buscábamos para esos días, sólo roto por la cantidad de aves que jugueteaban todavía en los árboles. No hay una recepción física ni recinto, simplemente un hombre al atardecer viene a cobrarte en mano los 10 AUD por persona que cuesta acampar. Montamos nuestra tienda en el techo del coche, cenamos lo poco que nos daba el presupuesto y descansamos tras llevar dos días a full. Por la noche la temperatura descendió y se podía sentir el fresco y la brisa que entraba. Durante la madrugada toda clase de insectos y animales nocturnos revoloteaban por los alrededores y como no, escuchamos en varias ocasiones los ruidosos saltos de los wallabies y canguros que se hacían sentir entre las hojas secas. Entre toda aquella naturaleza nos sentíamos muy lejos de casa, ahora sí que estábamos en Australia!

Kakadu - Australia

18 de Septiembre – Aves, billabongs y pinturas aborígenes: maravillados con la diversidad de Kakadu

Nos levantamos y comentamos la jugada de la noche con todos los animales que habían venido a visitarnos. Cogimos carretera y manta y nos dispusimos a recorrer los 40 km que había hasta Jabiru. Esta pequeña población es la única existente en todo el parque y la verdad es que se recorre en un momento. Sirve como zona de aprovisionamiento ya que dispone de banco, policía, supermercado, estación de servicio y el famoso lodge con forma de cocodrilo Gagudju Crocodile Holiday Inn. Muy cerca también está el centro de visitantes de Bowali uno de los puntos más importantes de información del parque.

Mapa Kakadu Nourrlangie - Australia

Tras repostar y comprar algunas cosas no perdimos mucho tiempo y nos dirigimos hasta la zona de Nourrlangie a algo más de 30 km desde allí. A unos 5 km antes de llegar, se encuentra el billabong de Angbangbang, uno de los más fotografiados. Se camina unos 800 m desde el parking entre la espesura, hasta que se sale a un claro inmenso con un gran humedal lleno de aves el cual se puede recorrer circularmente durante 2,5 km. Como siempre señales de advertencia de cocodrilos, por lógica no conviene acercarse mucho al agua pero desde las orillas se puede disfrutar perfectamente de la vista. Fue la primera vez que vimos a los famosos jabirus que se afanaban por pescar en las aguas poco profundas y un sinfín de patos, cacatúas, garzas, etc… Desde el mismo parking hay una subida de unos 600m para llegar hasta el mirador de Nawurlandja. Desde esta roca se divisa la planicie con el billabong de Angbangbang y la escapadura de Nourrlangie justo al fondo. Sin duda, una subida que merece la pena pero el calor que hacía nos estaba dejando secos, es importante llevar mucha agua.

Angbangbang Kakadu - Australia

Kakadu - Australia

                        Angbangbang Kakadu - AustraliaNawurlandja Kakadu - Australia

Nos sorprendió mucho que a pesar de ser temporada alta en Kakadu no había muchos visitantes y fue en Nourrlangie donde encontramos algunas personas de más, pero nada de tumultos. De hecho, al conducir te cruzabas muy de vez en cuando con algún que otro vehículo. Esta gran formación de arenisca roja contiene otra de las grandes colecciones de arte rupestre aborigen de Kakadu. Al igual que Ubirr en un recorrido de 1.5 km se recorren varios puntos donde ver estas pinturas, donde quizás las más conocida sea el Nabulwinjbulwing, un espíritu maligno que se comía a las mujeres, miedo da…También hay otras que representan bailes y celebraciones, animales como canguros y peces…la verdad es que están muy bien conservadas. Al final de todo y subiendo un poco hay otro mirador, el Gunwarddehwarde con vistas de toda la escarpadura de Arnhem Land.

Nourrlangie Kakadu - Australia

Nourrlangie Kakadu - Australia

Volvimos hacia atrás de nuevo a la Kakadu Highway para 7 km después coger el desvío que lleva a otros dos billabongs: el Djarradjin y el Sandy billabong donde en ambos se puede acampar con servicios básicos por 5 AUD. A 6 km tras el desvió está el primero y a otros 6 km por una pista sólo 4×4 se sitúa el segundo. Como a todo no daba tiempo, decidimos ir al segundo del tirón y ya de paso conducir por alguna pista todoterreno. La pista era muy arenosa y estrecha pero no entrañaba mucha dificultad y llegamos bastante rápido. Allí no había ni Cristo y caía un Sol de justicia. Justo un mes antes de emprender el viaje había salido por las noticias que un cocodrilo había matado a un turista en este mismo lugar, pero imaginamos que por alguna imprudencia. Como en el resto de sitios te advierten siempre del peligro y no se recomienda aparcar o acampar cerca de las zonas húmedas o de los ríos. El lugar al igual que todos los de por allí es muy bonito y no vimos ningún cocodrilo pero sí huellas en el barro de cuando salen a tomar el Sol.

Sandy Billabong Kakadu - Australia

Sandy Billabong Kakadu - Australia

Sandy Billabong Kakadu - Australia

Sandy Billabong Kakadu - Australia

Mapa Kakadu Jim Jim falls - Australia

Volviendo de nuevo a la ruta principal de la Kakadu Highway avanzamos otros 13 km hasta el desvío donde comenzaba el camino para llegar a las dos principales cascadas del parque, las Jim Jim falls y las Twin falls. Justo en este punto comenzaba una pista de arena rojiza bastante amplia llena de baches, polvo y terreno pedregoso pero sencilla. Desde aquí hasta Jim Jim habían 56 km o dos horas, de los cuales los últimos 10 km se complican bastante y el 4×4 es imprescindible. Durante el camino lo que más nos llamó la atención es la cantidad de lechos de ríos secos que se cruzan. En estos, a lado y lado del camino hay unos carteles que indican el nivel de subida del agua en época húmeda y la verdad es que debe ser impresionante, ya que puede llegar a alcanzar los dos metros. Ahí fue cuando entendimos que las cascadas en esa época son imposibles de visitar salvo en helicóptero.

Jim Jim falls Kakadu - Australia

Jim Jim falls Kakadu - Australia

Nos las prometíamos muy felices y llegamos en 1h 15 min hasta el camping de Garnamarr, el último antes de las Jim Jim y punto donde empiezan los últimos 10 km de pista real 4×4. Aquí la cosa cambia y mucho y vimos de primera mano lo que en alguna página habíamos leído: los pequeños todoterrenos tipo RAV 4 o Xtrail pueden hacer esta pista pero sufriendo rato largo, y así fue… Llevábamos recorridos 3 km por un camino con desniveles, rocas gordas y arena, mucha arena. En un momento dado clavamos una rueda delantera y ahí nos quedamos tirados. Ese tramo era bastante recto y no más difícil de lo que habíamos hecho hasta allí, pero los surcos eran tan profundos y la altura del vehículo tan baja, que la arena tocaba la barriga del coche. La primera reacción fue de risa, ya que nos lo veíamos venir y nos recordó a nuestro episodio en 2010 por el Sur de África. En aquél entonces mientras uno intentaba sacar el coche, el otro iba vigilando los alrededores por si aparecía algún felino, pero allí en cualquier caso, nos lo tomamos con más paciencia sabiendo que no había animales salvajes peligrosos. Bueno… haber los hay: serpientes, arañas, etc… pero vamos, que es muy improbable tener esa mala suerte!!

Jim Jim falls Kakadu - Australia

Jim Jim falls Kakadu - Australia

Tras no más de 10 minutos intentando arreglar el estropicio, apareció un coche en contra y nos comentó que tras ellos venían otros con cuerda para tirar. Fuimos despejando la rueda de arena con la pala que nos dejaron y en poco tiempo vinieron los otros. En un periquete enganchamos la cuerda a un coche y otro y acelerando un poco salimos del atolladero. La mala suerte que ahí no acababa, hizo que nuestro parachoques de delante donde iba enganchada la cuerda cediese un poco, de manera que quedó inclinado. Nos dijimos que ya nos preocuparíamos más adelante ya que roto tampoco estaba, pero sí que haría falta desatornillar, aflojar y colocarlo de nuevo hacia atrás en su sitio.

Jim Jim falls Kakadu - Australia

Nos despedimos de aquellos buenos samaritanos que iban preparados hasta para la guerra y proseguimos lentamente hasta el parking de las Jim Jim, pasando como no por más arena y rocas. Justo antes del parking hay un desvío a mano derecha que indica los otros 10 km más que hay para llegar hasta Twin falls pero sabíamos de sobra que no podríamos llegar. Para llegar hasta el fondo de la garganta de Jim Jim se debe caminar durante 1 km más por un camino lleno de rocas gigantes, donde en algún momento conviene ayudarse con las manos también. Se tarda unos 40 min, pero a cambio se puede ir disfrutando de las vistas justo al lado del río y parando a hacer fotos con las grandes paredes de roca al fondo. Tras un rato y sudando a chorros llegamos a la Plunge Pool, justo al final del cañón. Las vistas son impresionantes con paredes a todo tu alrededor de 215 m. La cascada en cuestión no existía en ese momento ya que el curso de agua no era suficiente.

Jim Jim falls Kakadu - Australia

Justo al principio del camino de rocas vimos de nuevo la señal de advertencia cocodrilos y una trampa para atrapar a los que pudieran remontar el río y meterse en esta zona. Habíamos leído que en Jim Jim era muy improbable que llegasen a pasar, pero en cualquier caso nosotros no nos metimos en aguas profundas. Allí en la poza o piscina del fondo, nuestras voces retumbaban haciendo eco, no se escuchaba ni un alma sólo naturaleza, una sensación única tras todo el camino hasta allí. El agua cristalina dejaba ver las rocas de más a la orilla y debido al calor que hacía, decidimos meternos con los ojos bien abiertos por si acaso. El baño relajante fue el punto culminante de ese día y tras tanto calor se agradece. Al cabo de un rato, a los numerosos peces que por allí rondaban les dio por comenzar a mordernos las piernas sin ningún miramiento y parecía que nos decían: “Tirar ya pa’fuera que se os hace de noche!”. Deshicimos el camino hasta llegar al coche y vuelta hacia atrás.

Jim Jim falls Kakadu - Australia

Jim Jim falls Kakadu - Australia

El camino había sido largo pero nos había valido la pena, pudimos disfrutar de un entorno natural maravilloso durante un rato para nosotros solos. Tan solos, que sólo esperábamos no tener ningún problema en el camino de vuelta ya que sino estábamos vendidos. Si pasaba algo sabíamos de sobra que nadie más venía detrás y a esas horas de la tarde tampoco nadie se aventuraría a ir hasta allí. Por suerte, recorrimos sin problema los 10 km tediosos y salimos ya de noche de nuevo a la Kakadu Highway. En toda Australia, todas las compañías no se hacen responsables por colisiones con animales y menos de noche cuando están más presentes, con lo cual recomiendan no conducir bajo ningún concepto.

Jim Jim falls Kakadu - Australia

No era nuestra mayor ilusión pero por apurar metidos en el agua un rato más, nos había pillado la oscuridad y tuvimos que recorrer así los últimos 8 km que nos separaban desde el desvío principal de Jim Jim hasta el camping de Mardugal. Despacito y atento no tiene por qué pasar nada y así fue. Es más tuvimos la suerte de encontrarnos con una serpiente de cabeza negra preciosa! La vimos claramente con las luces del vehículo en medio de la carretera y la hubiéramos atropellado de ir más rápido. Sin dudarlo ni un instante, paramos el coche frente a ella iluminándola para verla mejor y con precaución, bajamos a echarle unas fotos. No teníamos ni idea de la especie, mediría unos dos metros y se movía rápido. Claro está, por precaución, nos acercamos lo justo y necesario para verla bien. Al día siguiente, al enseñarle las fotos a la guía del paseo en barco por Yellow Waters, nos confirmó que se trataba de una preciosa Black head python, por tanto no venenosa y que habita en la zona norte de Australia.

Kakadu - Australia

Kakadu - Australia

Kakadu - Australia

Contentos aunque muy cansados llegamos al camping en un momento, aún nos quedaba preparar la tienda y cenar, un palazo. Al llegar tarde, el hombre que cobraba el importe de la estancia ya había pasado, así que la noche nos salió gratis. En cualquier caso, al igual que el día anterior en el camping de Merl el precio es bastante correcto también 10 AUD por persona. Mardugal era bastante similar y con los mismos servicios, aunque quizás un poco más extenso. De hecho si se llega temprano y con tiempo tiene una pequeña caminata al lado del río, Mardugal Billabong donde se pueden avistar cocodrilos. En líneas generales los campings que cuestan 10 AUD son sencillos pero tienen generador eléctrico y baños con duchas y los que cuestan 5 AUD, como por ejemplo en Sandy Billabong donde en principio íbamos a quedarnos, únicamente disponen de lavabos.

Aparcamos en una zona despejada y los vecinos más cercanos eran un par de jubiletas australianos cada uno con un carro alucinante e hiperpreparado. Por qué sabíamos que eran australianos? Pues porque a pesar de todavía no saberlo, al día siguiente nos ayudarían con el tema del parachoques… Nos entretuvimos bastante viendo las estrellas de un cielo que parecía caerse encima de ti y con todas las ranitas que había por el suelo, innumerables. De repente algo más ruidoso nos llamó la atención… algo saltarín que removía las hojas secas del suelo. Iluminando con la linterna allí estaba nuestro primer wallaby mirándonos fijamente. Qué sensación y qué animal tan gracioso. Fueron tan sólo unos segundos ya que en un momento se alejó saltando hacia el bosque pero fue la última sorpresa del día. Hasta el momento tan sólo habíamos visto wallabys o canguros atropellados en la carretera, casi una constante en todas las zonas del país que visitamos.

Al día siguiente nos esperaba el paseo en barco por las Yellow Waters, uno de los principales motivos por los que queríamos ver Kakadu y estábamos convencidos que no defraudaría.

19 de Septiembre – Explosión de fauna en las Yellow waters

Mapa Kakadu Yellow Waters - Australia

A Mardugal llegamos de noche y nos fuimos también de noche. Fue tal el madrugón que cuando salimos del camping no habían salido todavía los primeros rayos del Sol. En poco tiempo recorrimos los 7 km hasta el Gagudju Lodge Cooinda desde donde salen todos los botes para recorrer Yellow Waters y habíamos sido tan tempraneros que no estaba ni abierta la recepción.

La empresa que lo organiza se llama Gagudju Dreaming (Kakadu tourism – Spirit of Kakadu) y disponen de varias salidas al día. Claro está, las más caras son las del amanecer y el atardecer 99 AUD, cuando más fauna se puede ver y también porque son recorridos de 2 horas. El resto de recorridos son de 1h 30 min y cuestan 72 o 90 AUD. Como decíamos cualquier tour en Australia cuesta un ojo de la cara pero sin duda, este vale muchísimo la pena. Otra opción algo más barata pero alejada del parque, era la zona ya mencionada del Mary River.

Poco antes de las 6:45 que empezaba el recorrido, fue apareciendo más gente y nos transportaron en un mini-bus hasta el embarcadero principal. Allí nos distribuyeron en tres barcazas distintas que saldrían en diferentes direcciones para no toparse en los mismos puntos.

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters es famosa por ser la mayor zona inundada y llena de humedales de todo el parque. Está situada al final del Jim Jim Creek, un afluente del South Alligator River y la extensión de todo este sistema fluvial y de marismas es tan grande que sólo es posible recorrerla en barco. Es un lugar único para ver cocodrilos en su hábitat natural, tanto los peligrosos e inmensos Saltwater como los Freshwater crocodiles. Es un paraíso natural para las aves donde se pueden encontrar pelícanos, águilas, cinco especies distintas de Martín pescador Kingfisher, jabirus, garzas, patos así como otros animales como serpientes, búfalos o caballos salvajes. La diversidad de paisajes va desde estrechos canales cubiertos de vegetación hasta inmensas lagunas llenas de waterlily.

Yellow Waters Kakadu - Australia

               Yellow Waters Kakadu - Australia

A la par que nuestro barco comenzó a avanzar lentamente los  primeros rayos de Sol fueron saliendo. Al poco tiempo nos encontramos con un amanecer sublime, un Sol naranja que a duras penas podía disipar la intensa niebla que se cernía en aquella zona. El ambiente a aquellas horas era de película de miedo…pero a la vez mágico. Poco a poco nos íbamos adentrando y la vegetación abarcaba todo a nuestro alrededor saliendo entre la niebla. El ruido de las aves iba “in crescendo” llegando a veces a ser ensordecedor, cuando en algún punto se concentraban decenas de estas.

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Al poco tiempo ya vimos nuestro primer cocodrilo descansando a un lado de la rivera hasta que le dio por avanzar unos pasos y medio cubrirse en el agua. Más adelante unas cuantas águilas pescadoras daban la bienvenida posando en las ramas de los árboles y los patos se concentraban en numerosos grupos siempre intentando resguardarse del peligro. Pasamos por una zona de manglares donde las garzas intentaban picotear insectos de la tierra desplazándose con sus largas patas entre las raíces que sobresalían del suelo.

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Continuamos por una zona de mucha extensión de agua y aquí vimos otros cuantos cocodrilos nadando tranquilamente, es alucinante verlos en movimiento, son muy elegantes. Seguidamente otro y otro y otro, al final eran incontables: descansando, nadando, moviéndose en tierra… Sin duda si se quieren ver estos animales lo mejor es ir ahí. Vimos también varios Kingfisher o Martín pescador de color azul muy bonitos aunque cuesta encontrarlos entre las ramas ya que son muy pequeñitos. Dimos la vuelta cuando el barco llegó hasta estrechos canales donde los árboles se sucedían a lado y lado y fuimos a salir por otro sitio.

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Pasamos por una zona donde se extendían prados verdes hasta la lejanía y se podían divisar manadas de búfalos y caballos salvajes. Más de cerca grupos de pelícanos se pegaban un festín mañanero. La zona que más nos gustó fue casi al final, donde una gran extensión de agua se cubría por preciosos waterlilys unos juntos a otros. Aquí la cantidad de cocodrilos era enorme, la mayoría en el agua y pasaban a tu lado impasiblemente con esa mirada fría y calculadora. También vimos dos serpientes arborícolas de color amarillo muy bonitas.

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

La mujer que llevaba el barco iba a la vez explicando curiosidades de la zona y del Parque Nacional en general. Sin duda conocía todas y cada una de las especies de aves que vimos y nos contó un montón de curiosidades a cerca de los hábitos y costumbres de los cocodrilos. En dos horas pudimos ver varios paisajes distintos y muchísimos animales en un entorno impresionante, la verdad que nos encantó y si ya Kakadu nos había gustado aquello fue el colofón de todo. Al volver al lodge, cuál fue nuestra sorpresa al comunicarnos que nos entraba un desayuno de reyes que tenía de todo, incluido en el precio del tour. En serio? Y de esto no nos habíamos enterado? Habíamos pasado los tres días comiendo pan con jamón enlatado a precio de caviar y no dudamos ni un instante en arrasar el buffet que nos ofrecían jeje. Nos montamos un plato a base de huevos, salchichas, tostadas, muffins etc que nos sació el hambre por completo, nos sentó como un tiro, allí sentados en las mesas de picnic entre tanta naturaleza y con un solecito que comenzaba a picar.

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

              Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Yellow Waters Kakadu - Australia

Mapa Kakadu Mary River - Australia

Tras el atracón inesperado volvimos a coger la Kakadu Highway ya en dirección a la salida del parque aunque quedaban muchos km para ello. Creíamos que nos daría tiempo a algo más, pero si queríamos estar a las 15 h en Darwin con el coche limpio y devuelto no iba a poder ser, las distancias son enormes y tampoco son carreteras como para correr mucho. La idea principal era visitar las cataratas y pozas de Maguk y Gunlom para terminar con un bañito como el día anterior, pero la imposibilidad de devolver el coche más tarde hacía que ese día quedase un poco corto y no tuviéramos tiempo. Las primeras están a 52 km de Yellow Waters más otros 10 km por pista para todoterrenos y las segundas a 93 km de Yellow Waters más otros 37 también de pista. Los km que debíamos recorrer por la ruta principal nos venían de camino pero los desvíos de ida y vuelta por pistas hasta las cascadas más el tiempo allí, nos haría perder mucho tiempo, así que lo descartamos. Fue una lástima, ya que hubiera sido el colofón a unos días maravillosos, nos quedamos con las ganas de ver alguna poza natural más.

Kakadu - Australia

Lo único que pudimos ver de pasada fue el mirador de Bukbukluk que está situado al lado de la carretera principal a 8 km antes del desvío hacia Gunlom y ya muy cerca a la salida del parque. Allí con la vista de una larga planície salpicada de palmeras y termiteros dimos nuestro último vistazo a Kakadu con bastante pena. Acabábamos de llegar a Australia y parecía que ya nos estábamos despidiendo y la sensación era de haber querido pasar mucho más tiempo en aquel entorno natural. Sin duda, si algún día volviéramos a diferencia de otros lugares, repetiríamos Kakadu en nuestro itinerario. En aquel mismo mirador justo cuando nos íbamos aparecieron un par de hombres con todoterreno. Nos dio por preguntarles si tenían herramientas para poder aflojar el parachoques y recolocarlo hacia atrás a lo cual accedieron amablemente. De repente uno de ellos, nos dijo riendo que esa misma mañana nos habíamos levantado muy temprano y que ayer noche llegamos muy tarde al camping. Atando cabos resultó ser que aquellos dos eran los viejetes que estaban al lado nuestro en el camping con sus pedazo de carros. Al parecer, venían desde Brisbane conduciendo!

Los australianos en reglas generales nos han parecido gente muy amable, siempre con un saludo amistoso y dispuestos a ayudarte. En cualquier caso los encontramos bastante brutos en alguna situación graciosa como esta. Tras mucho pensar y observar nuestro coche, intentaron no menos de tres veces colocar el parachoques por la fuerza, por más que viesen que ni se movía ellos seguían intentándolo. Tras ver el resultado se decidieron por sacar una simple llave y poder aflojar el tornillo para arreglar el asunto. Nos habíamos quitado un peso de encima y habíamos solucionado un problema que nos traía de cabeza, ya que nuestro coche no disponía de herramientas y no podíamos presentarnos con aquello destartalado en la agencia de alquiler. Nos despedimos deseándonos suerte en nuestros viajes y pusimos rumbo hacia Darwin.

El camino que nos quedaba desde la salida hasta Darwin fueron 285 km que se nos hicieron eternos y estresantes a más no poder. Suerte que no perdimos más tiempo del necesario porque llegamos a la agencia justo al límite. Por el monótono camino fuimos pasando por poblaciones dignas del oeste americano que se habían ganado la vida anteriormente por la explotación de minas. Al tener que dejar el depósito vacío teníamos que poner la gasolina justa y necesaria en las pocas gasolineras presentes por allí. Calcular los km que nos quedaban y en un coche que apenas conocíamos dificultaba la tarea así que llegamos finalmente a Darwin con el coche sucio, sin gasolina y haciendo rally. Acabamos sudando la gota gorda limpiando la carrocería con servilletas como buenamente pudimos y todo para qué? Pues para que al llegar a tiempo finalmente, el mismo chico que nos había atendido dos días antes, apenas mirase el coche y se despidiese con un “Thank you guys!”.

Aquí se acabó nuestra aventura por Kakadu, con la sensación de haber visto muchas cosas y con ganas de muchas más. Nos hubiera gusta también ver el cercano Parque Nacional de Lichtfield pero al ir por nuestra cuenta y sin muchas prisas preferimos dedicar los días tan sólo a uno de los parques de la zona, y como pudimos comprobar, aún así hubiera dado para algunos días más. Teníamos toda esa tarde para dar un paseo por la pequeña Darwin, pero antes debíamos pasar por el hotel que habíamos reservado esa noche y dejar las cosas, cosa que tampoco nos había dado tiempo con nuestra precipitada llegada a la ciudad.

En las afueras de Darwin en la misma Stuart Highway se encontraba el Leprechaun Resort, un hotel de carretera con habitaciones sencillas y limpias, parking e incluso una pequeña piscina al estilo de las típicas pelis americanas. Desde aquí, un bus paraba en la misma puerta y te dejaba en el mismo centro de la ciudad en un periquete por 3 AUD. La ciudad de Darwin tiene un aspecto bastante nuevo ya que en la Segunda Guerra Mundial fue devastada por los bombardeos japoneses y más tarde nuevamente destrozada por el ciclón Tracy en 1974.

Nos decidimos por coger el bus para trasladarnos al centro ya por la tarde y llegamos a las calles principales de Michell St. y Smith St. Aquí un sinfín de pubs, restaurantes y albergues de backpackers se suceden uno tras otro y a veces el ambiente parecía ser un poco de desmadre, con mucha gente borracha liándola por la calle. Justo al final de Smith St. en dirección al mar, nos encontramos más tarde con el Darwin Waterfront donde dimos un paseo por sus tiendas y restaurantes. Aquí también hay como en Cairns una zona de playa artificial a resguardo de los cocodrilos y las medusas. Volviendo hacia atrás pasamos por al lado de los túneles utilizados en la guerra como almacén de combustible y acabamos llegando a la Esplanade.

La Esplanade es un parque paralelo a Michell St. desde donde disfrutar del atardecer en la bahía de la ciudad. Cuando llegamos ya estaba oscureciendo y pudimos observar la gran cantidad de zorros voladores que por allí pululaban. Estos animales eran los que te hacían recordar que uno no se encontraba en cualquier ciudad europea. En aquél parque vimos varios aborígenes mendigando, algo repetitivo en todas las ciudades que visitamos, sobretodo en el Northern Territory.

Ya sólo nos quedaba picotear algo por allí para coger el bus de vuelta al hotel. A la mañana siguiente, tomaríamos un vuelo que nos llevaría hasta el Centro Rojo o Red Centre australiano, el auténtico Outback. Estábamos a tan sólo unas horas de poder ver ante nuestros ojos la roca más grande del mundo: Uluru allá vamos!

11 Respuestas

  1. Siempre juntos por el mundo

    Ya teníamos ganas que comenzaran los relatos de esta gran aventura. Preciosas fotos de la vida salvaje pero nos quedamos con las pinturas rupestres. Que chulada !!
    Sabeis que estuvimos por Sudafrica y que volveremos para recorrer algo parecido a vosotros en el 2010. Que tal con el 4×4 y con dormir en el techo ??
    Es que al ver los percances que pueden ocurrir me da un poco de ….. jajajaja
    Bueno pareja esperamos pronto subir algo de nuestro viaje a nuestro blog.
    Un abrazo desde Las Palmas.
    Por cierto para cuando una escapada a Canarias.

    Un abrazo.

    Javier y Deborah

    Responder
    • conarenaenlamochila

      Hola Javier y Deborah! Gracias por pasaros por aquí y tomaros el tiempo de escribirnos. Nos alegra mucho que os haya gustado esta primera parte, la verdad es que Kakadu nos ha parecido de lo mejor de Australia.
      Qué suerte que podáis volver por el Sur de África, lo consideramos una maravilla. Por el 4×4 la verdad es que sus sustos nos pegó pero eso convirtió el viaje en una autentica experiencia de la que aprendimos mucho. La tienda en el techo genial! Fácil de montar y desmontar, muy práctico. Hace unos años no había mucha información para ir por tu cuenta, pero de hace un tiempo hacia aquí va bastante más gente y han sacado guías en castellano y mucha más información.
      Ya vimos vuestras fotos del viaje, muy guapas! Estaremos pendientes de que subáis algo para leerlo ya que nos encantaría volver para ver bien Sudáfrica y lo que nos quedó del sur de Botswana.
      Un saludo fuerte! La escapada a Canarias nos encantaría, ya que sólo escuchamos buenas palabras!

      Un abrazo
      Robert y Ely

      Responder
  2. Iciar

    Qué maravilla!
    Oye pues el coche no se ve nada mal…
    Un recorrido estupendo, tiene que impresionar sentirse tan lejos.
    Este verano vimos termiteros en Sudáfrica, no los había visto nunca.
    Pufff lo del inglés australiano es punto y aparte, yo no entendería ni papa.
    Saludos!

    Responder
    • conarenaenlamochila

      Hola Iciar! Pues el coche no se veía mal, cierto, pero no es un modelo para meterlo por terrenos duros de 4×4… para muestra un botón nos quedamos tirados…jejeje. A pesar de ser un país occidentalizado no dejas de sentirte lejos en según que sitios, como Kakadu o en el desierto del Outback. Lo de los termiteros es francamente curioso, los había realmente enormes. En cuanto al inglés nos costó lo suyo pero al ser gente simpática te acababas entendiendo jeje.

      Un abrazo!

      Robert y Ely

      Responder
  3. Gracia

    Hola chicos,

    Qué buenos recuerdos leyendo vuestro post, Kakadu es uno de los Parques Nacionales que más me gustaron de Australia!!! La verdad que no hay nada como la libertad que te da ir en tu propio coche pero al final yo lo hice en un tour porque recorriendo la costa oeste con el coche tuvimos bastantes sustos ya, y como que no quería tentar más a la suerte jajjajaj Vosotros fuisteis unos valientes 😉 Tanto en Purnululu como en Kakadu hay bastante gente que se queda tirada y las compañias de alquiler ponen por eso precios bastante altos…

    Un saludo

    Responder
    • conarenaenlamochila

      Hola Gracia! Encantados que te hayas pasado por aquí. Al igual que a ti, Kakadu fue también de lo que más nos gustó, una maravilla. Realmente vimos muy poca información para recorrerlo por tu cuenta, a parte los tours los vimos muy caros (como todo en Australia), así que nos picó el gusanillo y nos arriesgamos. Aunque nos dejó tirados una vez salimos de esa y quedó todo como una anécdota.
      Un saludo!

      Robert y Ely

      Responder
  4. Javier Domingo (Lagarto Rojo)

    Jamás había visto una tienda de campaña encima de un coche. Ya no saben qué inventar… Bueno, se nota que no estoy muy puesto en este tipo de viajes.

    Realmente un lugar fascinante, pero no me puedo imaginar la fortuna que debe de costar un viaje así, teniendo en cuenta los carísimos vuelos, los carísimos precios de ese país, hasta en los gastos más elementales, y eso multiplicado por muchos días. Creo que tendré que conformarme con destinos más cercanos y baratos…

    Responder
    • conarenaenlamochila

      Hola Javier y gracias por comentar!
      Pues sí lo de la tienda en lo alto del coche es una comodidad que ya habíamos utilizado por el Sur de África en 2010 y es muy práctica porque se monta en un periquete.
      Cierto es que este viaje lo llevábamos pensando desde hacía mucho, pero sus altos precios nos lo impedían hacer y no ha sido hasta que ha llegado esta oportunidad (luna de miel) en la que por fin nos decidimos. Aún así, movimos cielo y tierra para que nos saliese un vuelo barato y alojarnos sobretodo en campings y que no se disparase demasiado. Hemos tenido cero lujos pero a la vez visto todo lo que queríamos.

      Un saludo!

      Robert y Ely

      Responder

Deja un comentario